Concurso Redes Peatonales Antofagasta

Propuesta ganadora del 1er lugar en el Concurso de ideas "Redes Peatonales para Antofagasta" organizado por CREO Antofagasta, MINVU y Municipalidad de Antofagasta, patrocinado por la AOA y el Colegio de Arquitectos.

Los Paseos Cerro Mar, el Paseo Peatonal del Parque Borde Costero y el mejoramiento de la Red Peatonal Integrada en el centro de la ciudad y en los barrios emblemáticos constituyen la propuesta de Redes Peatonales para Antofagasta. Con miras a la implementación de esta propuesta, se han priorizado 3 Ejes Cerro-Mar que presentan potencial urbano y urgencia de desarrollo, buscando proyectar soluciones peatonales en puntos estratégicos que, de ser ejecutados, podrían desencadenar la consolidación del eje completo.

Equipo proyecto:
Nicole Rochette
Camila Romero
Diego Miranda


ÁREA DE ESTUDIO: EJE CERRO MAR LA CHIMBA – ASCOTÁN

Para el eje Cerro Mar “La Chimba – Ascotán” se propone un paseo de 2,5 kilómetros, que conecta peatonalmente la zona de forma complementaria a la futura urbanización a desarrollarse en el sector. Se pone especial énfasis en conectar y fortalecer los diversos proyectos públicos que se encuentran en proceso de desarrollo y ejecución, tales como: la Playa y Caleta La Chimba y sus obras complementarias; el parque de borde costero que continúa hacia el sur; el parque Perla del Norte Etapa 1, que funciona como buffer hacia el oriente de Ruta 1 (Av. Pérez Zujovic); el futuro Parque Ascotán; y la urbanización Altos La Chimba. Esta conexión habilitará también el acceso a la Reserva Nacional de La Chimba y al sector del actual vertedero el cual será cerrado y reconvertido para usos urbanos.

El área del proyecto se encuentra atravesada por varios predios de propiedad privada, lo que condiciona las posibles conexiones a lo largo del eje Cerro-Mar. La Ruta 1, además, es la principal barrera física al desplazamiento peatonal a lo largo del eje, funcionando como una verdadera autopista urbana de alta velocidad, a la cual se suman caleteras a ambos lados configurando en la práctica un cruce inhóspito de 90 metros de largo. A fin de asegurar la prioridad peatonal a lo largo del Eje Cerro Mar, y particularmente en este Foco prioritario, para este tramo se plantea un cruce semaforizado en el cual los peatones y ciclistas podrán atravesar de forma continua y a nivel con las aceras. En el caso del cruce de calle Benito Ocampo, se plantea conectar el Parque Ascotán con la acera poniente de la calle, generando un cruce a nivel para peatones y ciclistas que empalma con el diseño del futuro parque. Para estos cruces, se implementan diversos dispositivos calmantes de velocidad (aceras continuas, plataformas, cambios de texturas y demarcaciones). Estos dispositivos consisten en la instalación en las calzadas de elementos físicos reductores de velocidad, los cuales permiten al peatón una mejor experiencia de caminata. Asimismo, se toma como principio el diseño de vías peatonales accesibles, asegurando en todo el recorrido un ancho mínimo continuo. La vialidad planteada integra la circulación de bicicletas tanto desde las ciclovías de los distintos parques como de las rutas integradas a la trama vial.

En términos de diseño urbano y paisajístico, el proyecto utiliza materiales y mobiliario de alta resistencia, en combinación con superficies blandas que permiten la infiltración de aguas hacia las napas subterráneas. Se utilizan módulos de hormigón pretensado para los pavimentos y piezas de hormigón para el mobiliario y elementos de contención de la vegetación, permitiendo una rápida instalación y reposición por piezas en caso de ser necesario. Se pone especial énfasis en asegurar una ruta peatonal sombreada, para lo cual se proyectan hileras de árboles acompañando las veredas, privilegiando especies de bajo requerimiento hídrico y alta resistencia a la sequía. Se plantean hileras de Pimientos combinadas con especies introducidas adaptadas a suelos áridos y fuerte insolación, como el Jacarandá. Hacia la costa se plantean zonas de árboles nativos espinosos espaciados (Parkinsonia, Chañar, Acacia saligna y Tara) y superficies de vegetación confinada que contemplan arbustos y árboles pequeños de hojas esclerófilas (gruesas y rugosas que pierden poca agua aún en pleno calor), cactáceas, y bromeliáceas, complementadas con distintas variedades de agavaceae adecuadas para zonas áridas.

El proyecto considera una primera etapa que se limita a los terrenos disponibles (de propiedad fiscal), sin necesidad de realizar ninguna expropiación. Así, se posibilita a corto plazo la conexión funcional entre la Playa la Chimba y el Parque Ascotán, a través de un paseo peatonal y ciclovía que se trazan sobre la franja disponible de 23 metros de ancho entre los predios privados (predios históricos). El trazado de esta primera etapa no utiliza todo el ancho disponible entre los predios históricos, ya que parte de esa superficie se reserva para la futura conexión vial entre la avenida Ascotán Norte y la calle de acceso a la playa la Chimba a través de la Ruta 1. Esta conexión, a ejecutarse a mediano plazo, se traza de forma de empalmar directamente con el trazado de las futuras calles hacia el poniente de la Ruta 1, lo cual requiere llevar a cabo un proceso de expropiación de parte de los predios históricos, sin lo cual no es posible una conexión vial continua. A largo plazo, el crecimiento y desarrollo urbano del sector permitirá completar los trazados establecidos en el Plan Seccional La Chimba, ejecutando la extensión de la caletera de la Ruta 1, así como de la calle Ascotán Sur, la cual deberá empalmar a su vez con la vialidad proyectada al poniente de la Ruta 1.

Las operaciones antes descritas permiten optimizar la superficie disponible en la actualidad y reducir al mínimo la cantidad de expropiaciones, planteando un escenario conservador y viable a mediano plazo. La conexión peatonal entre el Parque Ascotán y la playa La Chimba se plantea así como un paseo peatonal compuesto de anchas veredas, arborización continua y ciclovías de estándar MINVU. Los nuevos predios generados permitirán usos mixtos que aportarán habitantes y actividad al sector, permitiendo franquear la actual distancia deshabitada de 300 metros entre el parque y la playa.


ÁREA DE ESTUDIO: EJE CERRO MAR BARRIO ESTACIÓN – VILLA CODELCO

Para el eje Cerro Mar “Barrio Estación – Villa Codelco” se propone una intervención que transforma radicalmente los sectores que atraviesa el eje, generando continuidad entre tramas urbanas actualmente segregadas y desconectadas por completo entre ellas. El proyecto habilita cuatro nuevos cruces que sortean las principales barreras al desplazamiento peatonal de la ciudad, específicamente la costanera (calle Av. Séptimo de Línea), los terrenos de ferrocarriles adyacentes a Av. Iquique, aquellos adyacentes a Av. Antonio Rendic, y por último los terrenos escarpados contiguos al Cementerio.

La consolidación de este eje permite de forma más importante solucionar la falta de conectividad entre los sectores de Villa Codelco y Barrio Estación, que significa además un problema de seguridad en caso de emergencias. Adicionalmente, permite conectar las zonas más pobladas con los equipamientos de mayor tamaño localizados hacia el sector de la costa, tales como la Ilustre Municipalidad de Antofagasta, el Terminal Pesquero, el muelle Melbourne- Clark, y la Playa Paraíso, entre muchos otros.

Se plantea un diseño urbano y paisajístico para posibilitar una fácil orientación en la ciudad, capacidad que se teje a partir de la memoria y las referencias que el entorno construido nos entrega. Se plantea el desarrollo de un paseo elevado que se distancia de la idea de pasarela, conformando una centralidad urbana y barrial, en torno a la cual se despliega el mobiliario pensado como piezas prefabricadas, permitiendo una rápida instalación y reposición en caso de ser necesario. Se pone especial énfasis en asegurar una ruta peatonal sombreada, acompañada de un proyecto de paisajismo, el cual se despliega a partir de hileras de árboles acompañando las veredas, privilegiando especies de bajo requerimiento hídrico y alta resistencia a la sequía. Todos estos elementos configuran un perfil orientador a lo largo del eje, armando una relación constante entre suelos y cielos proyectados (pavimentos, áridos, vegetación baja – cubiertas, follajes, luminarias, estructuras elevadas). Es la posibilidad de alcanzar una calma orientada dentro de la claridad del paisaje urbano, mediante atmósferas compuestas por aromas, sonidos, luces, temperaturas, colores y texturas.

Se plantea un proyecto a implementarse en dos etapas, respondiendo la primera a la urgencia de dar solución al cruce de aproximadamente 90 metros de largo sobre los actuales terrenos de ferrocarriles. La pasarela existente se reemplaza por una estructura amplia que conecta la vereda oriente de la avenida Iquique hasta calle La Reconquista en el sector de Villa Codelco, pasando sobre los terrenos de ferrocarriles salvando el gálibo exigido por FCAB de 8 metros. Se anexa al cruce una estructura liviana que aloja una cancha deportiva elevada, la cual permite transformar el cruce en un espacio público de encuentro, de mayor seguridad al contar con una administración y un uso constante por los vecinos de ambos barrios contiguos. Este “puente programático” se transformará en el nexo que articulará la nueva relación entre los dos barrios, permitiendo no sólo actividades deportivas sino sociales y comunitarias.

Para una segunda etapa se contempla la apertura de las calles contempladas en el Plan Regulador, a través de los terrenos de FCAB. La conexión de rampas puede desmontarse o bien continuar siendo funcional hacia el programa ubicado en el segundo nivel del edificio, el cual se integra a la nueva trama urbana, ubicándose a un costado de la nueva calle proyectada, permitiendo la continuidad del espacio público bajo él y configurando el cabezal de una nueva manzana. Tanto los nuevos cruces peatonales a nivel de suelo como las vías de acceso hacia la estructura elevada se plantean como vías peatonales accesibles, asegurando en todo el recorrido pendientes adecuadas, disminuyendo al máximo los sobre-recorridos, y complementando con un proyecto de iluminación integral.

ÁREA DE ESTUDIO: EJE CERRO MAR CALLE MAIPÚ - MALL

Para el eje Cerro Mar de “Calle Maipú – Mall” se pone especial énfasis en mejorar las condiciones para el tránsito peatonal a lo largo de todo el eje, proponiendo nuevos perfiles para cada uno de sus diferentes tramos, en sintonía con la intensidad de usos que presentan en la actualidad. Se propone como principal operación la peatonalización total de calle Maipú hasta la Plaza Sotomayor, integrando este nuevo paseo a la principal red peatonal del sector centro conformada por los ejes Matta y Prat y consolidando así una condición céntrica de alta intensidad de uso.

En la zona alta, el eje sirve a una zona mayoritariamente residencial, donde se mejora la condición de las aceras incorporando arborización y privilegiando la continuidad de las veredas y la cruces peatonales, tomando en consideración las pendientes y la conexión con equipamientos de barrio relevantes de forma transversal al eje principal. En el sector centro, se toma en consideración su carácter más comercial y de servicios, proponiendo un boulevard con veredas más despejadas, las cuales permiten grandes afluencias en épocas de mayor intensidad de uso, así como la evacuación por emergencias. Este boulevard se transforma en paseo peatonal desde el Mercado hasta la Av. Balmaceda, reforzando su carácter comercial y recibiendo los flujos asociados al Mall.

Para el cruce peatonal de la costanera (Av. Balmaceda) entre calle Maipú y el Mall se propone poner de relieve la condición peatonal mediante un cruce a nivel de las aceras, homologando la intersección completa para formar una gran plaza que integra el bandejón central. Esta nueva intersección funciona como un cruce del tipo “Tokio” (también llamado “cruce revuelto”), donde la semaforización permite el cruce peatonal simultáneamente en todas direcciones, acogiendo las grandes aglomeraciones que se producen generalmente y evitando la saturación en las aceras más estrechas del centro histórico. Se incorpora además arborización y estructuras que proveen sombra en el cruce, permitiendo igualmente su uso para otras actividades comerciales y recreativas.

La solución planteada disminuye el problema de los tiempos de cruce, ya que el nuevo diseño urbano y la programación de los semáforos permitirá entregar intervalos de verde peatonal acordes con la velocidad de caminata, y permitirá a los peatones quedar a resguardo del sol durante los intervalos de espera. En términos de diseño urbano y paisajístico, el proyecto utiliza materiales y mobiliario de alta resistencia, apropiadas para zonas de alto tráfico. Se utilizan módulos de hormigón pretensado para los pavimentos y piezas de hormigón para el mobiliario y elementos de contención de la vegetación, permitiendo una rápida instalación y reposición por piezas en caso de ser necesario. En la intersección se utilizan zonas de vegetación confinada como mecanismo de mediación entre las áreas peatonales y las vías del ferrocarril, generando así espacios seguros para los peatones.


16.01.2020

© 2019 Archipielago. Collaborative Architectural Islands Instagram Instagram